Ir al contenido principal

CATA


Con los ojos poder disfrutar de los suaves contornos y las firmes promesas.
Con la nariz captar los frescos aromas frutales, buscar los matices.
Con la lengua explorar, descubrir sabores -dulces en la punta, salados en los bordes-, diferenciar consistencias y temperaturas.
Con las manos comprobar que todo es real, que los cuerpos se reconocen, se entrelazan, se funden y comparten; que dos pueden llegar a ser uno.
Recostados poder saborear después una copa de vino.

Comentarios