LA MUJER DE VERDE, DE ARNALDUR INDRIDASON

Lo primero que me gusta contar es por qué leo el libro. En este caso es fácil, lo nombraron en una de las mesas redondas de Valencia negra y resulta que lo tenía por casa de una de esas compras que van quedando pendientes. Por si fuera poco no había leído nunca nada islandés así que  todo iba sumando puntos.
Luego le toca el turno a la edición. El título original del libro es Grafarhögn que al parecer en islandés significa algo así como silencio sepulcral, la traducción es de Enrique Bernárdez (mereció una subvención de The Icelandic Literature Fund) y está editado por RBA en su colección Serie Negra.
Y ahora el libro en sí, la lectura. Es una lectura fácil aunque en mi opinión no pesa tanto la trama digamos criminal como la descripción de una sociedad en este caso la islandesa de la que por supuesto yo no tenía ni idea.
Descubro, gracias  a la trama que durante la segunda guerra mundial se destacaron en la isla tropas primero inglesas y luego americanas.
Constato lo que tantas veces he leído en sitios muy diferentes, que la violencia de género no distingue culturas, clases sociales ni épocas; que puede asesinar personas pero también almas.
Descubro al policía protagonista como una persona con problemas pasados y presentes y que al menos a mi me transmite tristeza.
Es difícil no caer en los spoiler así que me quedaré en una lectura fácil que te permite adentrarte en otro país y en el que la trama está bien sostenida.
Por último unas curiosidades gentileza de un buen traductor que nos informa en relación a los nombre propios:
- Grafarholt significa colina de la tumba
- Grimur: nombre de origen mitológico que remite a dos palabras máscaras como sustantivo y cruel y feroz como el adjetivo grimmur
- Erlendur, el policía triste para mi, significa forastero.



1 comentario:

Anónimo dijo...

La leí el verano pasado y la elegí por su localización...totalmente de acuerdo con tus comentarios.

COSAS APARENTEMENTE INTRASCENDENTES Y OTROS CUENTOS, DE PERE CALDERS

S INOPSIS " Pere Calders es un maestro del relato breve. En sus cuentos medita sobre el concepto de realidad, a la manera de Kafk...