MARCHA RADETZKY, STRAUSS

Si nos preguntaran por una música que pudiéramos identificar con el año nuevo creo que una gran mayoría elegiría esta Marcha Radetzky de Johann Strauss padre, pieza con la que acaba el Concierto de Año Nuevo de Viena y en la que el público suele participar dando palmas.
En mi caso, el final del concierto y los saltos desde Garmish que se emitían desde 1962 eran el paso previo a la comida del uno de enero.
En esta ocasión la dirección de la Filarmónica de Viena corre a cargo de Herbert von Karajan con su habitual genio.
Dado como fue el 2012, con un poco de suerte este año será mejor.
Feliz semana, mes y año a todos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al menos que no sea peor... Feliz semana y cuidado en la carretera...Besos, hermano.

COSAS APARENTEMENTE INTRASCENDENTES Y OTROS CUENTOS, DE PERE CALDERS

S INOPSIS " Pere Calders es un maestro del relato breve. En sus cuentos medita sobre el concepto de realidad, a la manera de Kafk...