EN CASA (OJALÁ I)


Al salir de la ducha el espejo la devolvió a la realidad. No entendía lo que había pasado pero en unas horas volaría a Madrid.
Con sesenta años recién cumplidos el espejo le mostraba una figura delgada, menuda y fibrosa. Sus conocidos la envidiaban pero ella no tenía ningún mérito. Nunca iba al gimnasio y, hasta donde podía recordar, siempre había sido de poco comer; eso sí siempre con una copa, sólo una, de vino tinto. De la universidad a casa con rutinas solo alteradas por estrenos de teatro o cine europeo que luego servían de excusa para una velada de conversaciones en las que sin darse cuenta acababa añorando su ciudad.
Al viajar constantemente por su trabajo siempre tenía una pequeña maleta preparada. Quizás gracias a eso antes de que pudiera arrepentirse tenía el billete comprado. Pasarían menos de veinticuatro horas entre la decisión y la partida, lo justo para dejar todo organizado. Gracias a internet sus alumnos de postgrado seguirían atendidos, y los programas de colaboración internacional estaban en la fase de evaluación que no requería su presencia física. La empresa que gestionaba sus desplazamientos le envió un billete a su correo en cuestión de minutos.
Antes de salir revisó su bolso para encontrarse el contendido habitual: pañuelos, la agenda, el teléfono, un libro, el pasaporte, la cartera con sus documentos y en un bolsillo lateral las llaves de su casa de Madrid. Se había negado a dejarlas fuera todos estos años. Esta vez le serían útiles. Lo deseaba con todas sus fuerzas.

No hay comentarios:

CUALQUIER OTRO DÍA, DE DENNIS LEHANE

SINOPSIS La novela se desarrolla mayoritariamente en Boston de 1918 a finales de 1919 y en ella se entrecruzan las historias de Babe Ruth...