EL ESPÍRITU DEL LINCE, DE JAVIER PELLICER

El espíritu del lince, Iberia contra Cartago de Javier Pellicer es uno de esos libros a los que llego por medio de las redes sociales y del que ya os anuncié su compra en aquella bonita tarde de novela histórica con cervecitas en el Bibilocafé. Pues bien ha llegado el momento.
Javier es un escritor valenciano que tiene en su blog Tierra de bardos  un lugar de encuentro literario para autores y lectores. Desde allí podemos enlazar al blog oficial del libro, el lugar perfecto para conocer todo lo referente a la primera novela de Javier publicada profesionalmente ( personajes, lugares, íberos...)
El libro es de editorial Pàmies y tiene un coste de 19.95 euros. Puede comprarse en la mayoría de librerías y en los portales de venta por internet.
Por cierto desde el blog de la novela puede accederse a un regalo del autor. Una serie de historias con personajes de El espíritu del lince. Basta con enviar una foto del libro o contestar a una sencilla pregunta.
Como se puede adivinar por el título, en la novela asistiremos a la la llegada a la península de los ejércitos cartagineses al mando de Amílcar Barca con su hijo Aníbal.
Ya se sabe que me gusta la novela histórica así que me sumergiré con gusto y ya os iré contando mis impresiones.

LIMONES DULCES, DE MARIAN TORREJÓN (II)

Los cuentos o los relatos cortos, nunca sé muy bien como llamarlos, siempre han llamado mi atención.
Entiendo la enorme complejidad de hilvanar una novela en la que  personajes y situaciones han de discurrir de forma coherente pero el ser capaz de mostrarnos una historia completa en unas pocas hojas es digno de admiración.
Si sólo dispones de un espacio reducido no puedes pararte a describir los personajes, tienes que lograr que con apenas unas frases o una imagen queden definidos. Y lo mismo ocurre con los escenarios o la atmósfera que ha de respirarse en el relato.
Y eso es lo que, en mi opinión, logra Marian en su recopilación de relatos Limones dulces.
Creo que podrían señalarse algunas características comunes a todos lo relatos: personajes y situaciones bien perfilados, tramas que transcurren en el tiempo actual aunque con disparadores en tiempos pasados...
Algunos apuntando a la vejez como El Fajín del general, o Kaputt con toques de ironía.
Otros con una mirada a un pasado no tan lejano como Limones dulces, con una fuerte nostalgia,  Fancy con su humor ¿inglés? o incluso El cuaderno esmeralda y Eso no es nada, ambos con un fuerte componente emocional que estremece.
A veces encontramos una mirada dual como en Dos salas o Sesión de terapia donde podemos ir observando una misma realidad desde dos ópticas opuestas.
En El cuadro asistimos a un descubrimiento casi mágico de dobles realidades mientras que Crisis o Llámame Seve serían un reflejo de los tiempos actuales.
Para no desentrañar uno por uno resumiré diciendo que Limones dulces deja un muy buen sabor en sus catorce relatos donde encontramos ambientes oníricos, recuerdos del pasado que irrumpen en el presente, nostalgia y humor, visiones contrapuestas y sobre todo unos personajes bien definidos y enmarcados.
Son relatos narrados con mucho oficio, ahora entiendo los premios conseguidos, y que auguran una interesante novela que estoy seguro leeré en cuando se publique.

VERANO (LAS CUATRO ESTACIONES), VIVALDI

Acabamos de estrenar ( el jueves si no recuerdo mal) estación así que la elección parece obvia: estamos en verano.
Antonio  Lucio Vivaldi fue un músico y compositor del barroco tardío.
Las cuatro estaciones, una serie de conciertos para violín y orquesta, marcaron una cierta ruptura con el concepto de conciertos para instrumentos al ganar protagonismo la orquesta que no se conforma con ser un mero telón de fondo.
La solista es Julia Fischer y el marco del concierto el Jardín Botánico de Gales.
Feliz lunes y mejor semana a todos.

YOU 'VE GOT A FRIEND IN ME

La canción fue escrita e interpretada por Randy Newman para la película de Walt Disney Toy Story, estrenada en 1995.
Encontré esta curiosa versión protagonizada por un clásico Disney, Dick Van Dyke junto a un grupo llamado The Vantastix.
Ya sabes, Tienes un amigo en mi.
Feliz lunes y mejor semana a todos.

GUISANTES SENCILLOS


Al dejar la bolsa de la compra sobre el banco de la cocina ya casi no quedaba nada de la confianza con que había empezado la mañana.

La idea me parecía absurda y el pánico escénico que siempre se apoderaba de mí cuando me acercaba a unos fogones, reapareció por más que ahora la cocina fuera electromagnética y sin rastro de fuego.

Maldije a Susana por haberme embarcado en lo que seguro sería un naufragio:
  • Anda Víctor, inténtalo por mí. Te he buscado la receta más sencilla de Simone Ortega. Yo traeré la carne y tú te encargas de la guarnición. Te enviaré los ingredientes que has de comprar en un correo.

Y entonces viene el orgullo. Por favor, me digo, como no voy a poder seguir unas instrucciones de un libro de cocina. Con unas indicaciones claras soy capaz de todo. Sorprenderé a la familia de Susana. Ya verán.

Al llegar el correo me reía de mi aprensión: dos kilos de guisantes, dos cebolletas frescas y 100 gramos de jamón serrano. Iba a ser mi gran noche, mi descubrimiento como cocinero, no, como chef.

Pero ahora, daba un nuevo trago a la cerveza enfrentado al libro que Susana me había dejado y buscaba la receta 363

Guisantes sencillos:
- dos kilos de guisantes
- dos cebolletas frescas
- tres cucharadas soperas de aceite fino
- cien gramos de jamón serrano veteado (“¡el correo no ponía nada de veteado!”)
- una cucharada (de las de café) de azúcar
- un vaso (de los de agua) de agua fría
- sal (“¿por qué no me dice la cantidad? “)

Con los últimos sorbos de cerveza desaparece el poco valor que a esas alturas me queda pero no puedo rendirme. Ante un voul-au-vent o una vichyssoise, que ni siquiera se lo que significan vale pero ¿por unos guisantes simples?

Ni google ni la Real Academia me aclaran lo del jamón veteado así que como yo había comprado uno con varios colores lo doy por bueno y lo celebro abriendo una nueva cerveza mientras leo en alto la receta para entenderla mejor:

Se desenvainan los guisantes

¿Qué? Nadie me había dicho que debía comprarlos naturales y ahora que lo pienso no sé si alguna vez he visto un guisante al natural. Vuelta a google. Desenvainar guisantes devolvía diez mil ochocientas entradas pero ¿que hago ahora yo con todas las latas? Bueno seguro que no se nota y me ahorro un trabajo.


En una cacerola se pone el aceite a calentar; una vez caliente, se ponen las cebolletas enteras a rehogar unos 3 o 4 minutos (sin que tomen color)

Rehogar debería ser ahogar dos veces, pero no le veo mucho sentido con aceite, si fuera con agua tira, así que vuelta al google. Seiscientos ochenta y siete mil resultados. Joder y yo sin saber qué era sofreír (intuyo que algo parecido a freír) con poco aceite y a baja temperatura hasta justo antes de cambiar de color. ¿Cómo me avisará que va a cambiar de color?, además el aceite ya está muy caliente. Y encima se acaba esta cerveza.

Después se añaden los guisantes, que se rehogan un poco (y dale con el rehogo, por lo menos los guisantes siempre son verdes o eso espero) moviéndolos con una cuchara de madera. Celebro tener cucharas de madera abriendo una nueva cerveza. Ya no veo todo tan negro y total las cebolletas solo han cambiado un poquito de color, vamos que casi ni se nota. Sigamos.

Se agrega entonces el agua y el azúcar. Se mueve bien (esto es fácil); se tapa la cacerola con tapadera y se dejan cocer a fuego lento (esto lo tengo ya dominado, otro traguito)

A los 25 minutos se agrega el jamón muy picado ¿picado? ¿Por qué aparece eso ahora? ¿Cómo se pica un jamón? Vuelta al google. Más de dos millones de resultados y solo me cuentan como se corta un jamón. Pues nada unas tijeras. ¿Y si cogiera la minipimer? Me sorprende mi audacia.

Se cuecen de 35 minutos a una hora, según lo tiernos que sean (¿y yo que se?), vigilando que no se deshagan. Puedo traerme otra cervecita pero ¿cómo se deshará un guisante? Algo me dice que si eso ocurre ya será tarde. Pues lo apago antes.

Se rectifican de sal, (un millón doscientas setenta mil entradas en 0.2 segundos pero como la primera me aconseja utilizar patatas paso de ella, además me queda azúcar. Vuelvo a asombrarme de mi decisión; ya domino la materia.) pues el jamón los sala ( a buenas horas ), y se sirven calientes, tal como salen de la cacerola.

¡Ay! Nadie me advirtió para que utilizara guantes.

LIMONES DULCES, DE MARIAN TORREJÓN

Como ya comentaba en la entrada anterior sobre la mesa de novela histórica, Limones dulces es el primero de una serie de libros que tienen en común haber llegado hasta mí gracias a las redes sociales en las que estoy descubriendo a grandes lectores y escritores ( "Leer es escribir y escribir es leer" pude leer el domingo  en la Cuarta Página de El País que firmaba Manuel Rivas).
Marian me invitó a la presentación de su libro y aunque desgraciadamente no pude asistir voy siguiendo, con la distancia de las redes, su presencia por las diversas Ferias del libro.
Limones dulces es su primer libro de relatos y está editado por Libros Certeza, con el número 37 de la Colección Cantela ( voz popular aragonesa que alude a los cuentos, leyendas, comentarios y relatos en general). El precio es de 10 euros en las librerías.
Dice Marian es su blog que aún siendo licenciada en económicas tiene más inclinación por los cuentos que por las cuentas.
Comienzo la lectura del primero de los catorce relatos que componen el libro y que comparte nombre con éste. Ya os contaré cuando termine el libro.

EDUCACIÓN SEXUAL MODERNA, LES LUTHIERS

Les Luthiers es un grupo argentino de humor que utiliza la música como elemento fundamental de sus actuaciones. Una de sus principales características era el empleo de los "instrumentos informales" que creaban a partir de materiales comunes: mangueras, latas, globos...
Otra de sus grandes creaciones fue Johann Sebastian Mastropiero personaje ficticio y supuesto autor de muchas de sus obras.
Comenzaron sus actuaciones en 1967 y siguen, afortunadamente, en activo.
Feliz lunes y mejor semana a todos.

EL ENREDO DE LA BOLSA Y LA VIDA, DE EDUARDO MENDOZA

Este libro lo he leído de una forma un tanto extraña. Primero hice una lectura muy lenta, casi de degustación. Leía unas pocas páginas cada día, no sé si por saborearlo despacio o porque me durara más;  después, una lectura de un tirón.
He sonreído e incluso reído, nunca puedo evitarlo con las disertaciones del peluquero investigador esta vez acompañado de su antiguo compañero Rómulo el guapo y una serie de colaboradores como el Pollo Morgan, el Juli, la Moski, Manhelik, el señor Armengol, Quesito, la familia china de los Siau y por supuesto la ya conocida hermana del protagonista y su marido ( Cándida y Viriato). Y claro en los tiempos de crisis que corren no podía faltar Angela Merkel.
No puedo evitar trascribir un párrafo aunque sea un poco largo:
" El turista que visita Barcelona en verano y no lo necesita, hará bien en no incluir en su recorrido la sección de urgencias del Hospital Clínico. En agosto no sólo la mayoría del personal sanitario titular estaba de vacaciones, sino que también lo estaban los enfermos y accidentados de clase media y alta que el resto del año elevan el nivel estético de la institución con una forma más refinada de sobrellevar su infortunio. Ahora, en cambio, se agolpaban de cualquier manera en salas de espera, corredores y escaleras personas de tan humilde condición que ya parecían enfermas y tullidas cuando estaban sanas, con lo que, alcanzadas por la dolencia o el percance, su aspecto, actitud y conducta resultaban francamente deleznables."
Maneja con igual soltura frase cortas que largas, descripciones y diálogos y ,como siempre, demuestra un perfecto conocimiento de nuestra lengua.
En fin, que sigue siendo uno de mis autores favoritos.

MESA REDONDA ( Y CON CERVECITAS) SOBRE NOVELA HISTÓRICA

Con tan sugerente título era difícil no acudir al Bibliocafé así que allí me presenté el pasado jueves día 7.
Llegué con tiempo y antes de empezar la mesa ya había comprado un libro ( Limones dulces de Marian Torrejón) y encargado otro ( El espíritu del lince de Javier Pellicer), que por cierto serán las siguientes lecturas del club.
Centrándonos ya en la mesa, decir que estaba organizada por el Cuaderno Rojo, grupo de lectores y escritores que pretender repetir esta experiencia con diferentes temáticas.
En la mesa, decorada con libros y objetos de época tres escritores: Sebastián Roa con Venganza de sangre, Gabriel Castelló con Devotio los enemigos de César y Miguel Badal con El Señor de Lordemanos.
Tras una brevísima introducción de los autores comenzó un animado coloquio que a mi me pareció de los más interesante, primero por poner voz y cara a muchos amigos del Facebook y luego por todo lo que allí se habló: la propia definición de ese tipo de novela, la oportunidad de las etiquetas en la novela, la labor educativa de la novela histórica, la "honestidad" de los autores, la conveniencia o inconveniencia de los pies de página, lo que buscan los lectores...
Creo que en lo que más estuvieron de acuerdo los escritores fue en la necesidad de escribir para ellos, de intentar hacer el libro que les gustaría leer.
Poder estar allí saboreando una cervecita y toda esas intervenciones fue un auténtico placer.
Eso sí, ahora tengo tres libros más que añadir a mi lista de lecturas.

Simple Plan es un grupo canadiense de la zona de Québec y que se mantiene estable en sus componentes desde 1999.
Además tienen también, y desde 2005, una Fundación para la ayuda a jóvenes necesitados.
Feliz lunes y mejor semana a todos

DIVERGENCIA


Me sentía bien. Había nacido para triunfar, siempre tuve la certeza y estaba orgulloso de mis resultados. El retrovisor del Lamborghini me devolvía la imagen de un ganador. La masía, una mujer espectacular y los hijos estudiando en Suiza completaban el cuadro.
No me importaba trabajar veinte horas al día. Yo le sabía dar un buen uso al dinero y utilizar todas sus ventajas.
A las nueve iba a desayunar con Jaime. Lo conocía desde el colegio.Ya entonces le sobraba literalmente el dinero pero no le sacaba partido: viajes, lecturas, talleres de escritura creativa -incluso me enviaba complacido los microrrelatos que escribía- y un Mondeo con más de trescientos mil kilómetros; ni siquiera vestía bien. Siempre que coincidíamos tenía que escuchar el mismo discurso: no trabajes tanto, el dinero no es lo más importante, saborea la vida, disfrútala, no puedes llevar ese ritmo...
Era una pena, todo ese dinero desperdiciado. Por eso decidí matarlo. El plan, que llevaría unas semanas, comenzaba hoy: le diría que me habían hablado de unos libros antiguos y, en el lugar al que la búsqueda de esas rarezas editoriales le llevaría, los asesinatos por encargo tenían un coste razonable.
Ya reproducía en mi mente la entrevista para el canal de televisión Crimen & Investigación. Como albacea suyo sabría mostrarme afligido y desolado. Haría promesas de continuar su legado y sonreiría en mi interior al saber donde continuaría.
Estoy con Jaime en la terraza de su casa saboreando un té que él mismo me ha preparado. Lanzo el anzuelo de unos libros antiguos de los que he oído hablar esta misma mañana en el gimnasio del club y voy soltando hilo.
Qué raro, la vista se me va nublando y oigo cada vez más lejos la voz de Jaime: Te lo había dicho, no es vida la que llevas, cualquier día el corazón te dará un disgusto…
Qué cabrón: ha sido más rápido que yo. Ahora entiendo la despedida de Susana esta mañana, Por favor dile a Jaime que cuente conmigo, que esta tarde nos vemos.
Se me dibuja una sonrisa, Jaime tenía razón; él si que sabía vivir.

MAÑANA

Queridos padres: Solo espero que mis invocaciones a nuestros Ancestros (Sean por siempre escuchados) h...