QUERIDA SUSANA


Cuando ya estaba leyendo en la cama, recordó que su amiga Susana realizaría al día siguiente la última prueba de las oposiciones. Un último esfuerzo y sería médico de equipo de atención primaria con plaza fija.
Conocía su afición a Internet y a los móviles de última generación y decidió enviarle un correo para que pudiera leerlo antes de entrar al examen. Seguro que le animaban unas palabras de aliento. Habían compartido tantas horas de estudio que a veces, medio en broma medio en serio, se preguntaban cómo es que su amistad no había ido un poco más allá.
Descartó la pereza y se levantó a encender el ordenador. Sería un mensaje breve, sólo quería recordarle que él estaba allí para apoyarle.
Querida Susana ya sabes que para mañana cuentas con todo mi apoyo y por supuesto también sabes que te deseo toda la suerte del mundo. Ya acabas.
Demasiado largo; el apoyo se daba por descontado y ese ya acabas le sonó raro.
Querida Susana, para mañana sabes que te deseo toda la suerte del mundo.
Mejor así, pensó aunque se dio cuenta que, para cuando ella leyera el mensaje, el mañana ya habría llegado y quedaría confuso
Querida Susana, sabes que te deseo toda la suerte del mundo
Mucho mejor. Estaba a punto de darle al botón de enviar cuando se dio cuenta de las supersticiones con las que Susana envolvía todos los exámenes: ropa, bolígrafos de punta fina y por supuesto nada de tentar a la suerte
Querida Susana, sabes lo que te deseo
El lo le seguía pareciendo provocador en la suerte así que se decidió a eliminarlo
Y contento con el resultado envío el mensaje.
Ya en la cama mientras le invadía la suave placidez del sueño se sentía feliz. Había recordado el examen y eso animaría a Susana. Repasó mentalmente el texto final: Querida Susana, sabes que te deseo y en ese momento supo que le costaría conciliar el sueño.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Interesante manera de jugar con el lenguaje... y siempre sorprendiendo.

EL CUENTO DE LA CRIADA, DE MARGARET ATWOOD

SINOPSIS Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, s...