JAQUE


Vuelvo a mirar el reloj pero apenas han pasado cinco minutos. Son las cinco de la mañana, de una fría mañana acompañada de una lluvia fina pero persistente.
Desde mi mesa puedo ver la tele que se encuentra al fondo del bar. No llega el sonido pero las imágenes son elocuentes: barcos de guerra americanos se dirigen hacia Cuba. Kennedy, tan apreciado aquí desde que dijo aquello de “Yo soy berlinés”, lo ha dejado claro: no admitirá misiles cerca de tierra americana; suenan tambores de guerra, nada nuevo.
Abro la carpeta mientras compruebo, a través de la ventana, que mis hombres siguen en sus puestos.
Veo las últimas fotos de Stefan, alias Karla, conseguidas precisamente por los americanos: mirada inquisidora, mentón desafiante y el gesto enérgico de un superviviente. Diez años tras el máximo responsable del servicio secreto de la RDA en Berlín; diez años de escaramuzas y batallas en la distancia que pueden terminar en una hora.
Hubo un tiempo en que creí conocerle bien pero es difícil conocer a las personas. Yo mismo me consideraba un adalid de la justicia y he tenido que recurrir a un vil chantaje para vencerle; nunca pensé que pudiera llegar a ese extremo. Miro mis manos endurecidas y doy un nuevo sorbo al café.


Doy una última calada al cigarrillo en el piso franco de la Avenida de los Tilos. Mi mundo se ha venido abajo cuando descubrieron mi secreto. Han descubierto a mi hijo, al que siempre quise alejar de este mundo. No tengo opción, prefiero mil veces entregarme y cumplir la condena antes de ponerle en peligro.
En una hora atravesaré el Check Point Charlie para entregarme al servicio secreto de la República Federal. Lo único en lo que me he mantenido firme: nunca me entregaré a ingleses o americanos.
Klaus me ha vencido. Hemos jugado una partida de ajedrez a lo largo de estos últimos años y no vi venir el jaque. Recuerdo la infancia jugando al ajedrez con mi hermano; mamá decía que honrábamos la memoria de nuestro padre muerto en el frente ruso.
No tiene sentido alargar la pesadilla y salgo a la fría noche recordando a Klaus: alto, con un andar señorial que contradicen unas espaldas forjadas en el trabajo y unas manos rocosas; ojos blandos que siempre confunden a sus adversarios y una determinación preocupante.


Pago el café y me encamino al punto de encuentro. A lo lejos, en tierra de nadie, adivino entre la cortina de agua, la presencia de Stefan. Una llamarada de su inseparable Zippo es el preludio de un nuevo cigarro que puedo percibir al ritmo de sus caladas.
Su paso es firme y cuando traspasa la barrera americana me acerco a él:
    • Stefan Rost, queda usted detenido por actividades contrarias a la República Federal de Alemania. Por favor acompañe a estos hombres que le llevarán a un lugar seguro.


Aquí está Klaus. Estrecho su mano y le entrego mi pistola, mi identificación militar y un pequeño objeto. De camino al coche me giro y puedo verlo contemplando mi regalo. Se que cumplirá su parte del trato.
    • Klaus la vida de Jurgüen está en tus manos; dále un beso a mamá y dile que estoy bien.

Stefan se va en el coche con mis hombres y vuelvo a mirar ese rey negro: hacía más de veinte años que no lo veía. La victoria no es tan dulce como creía.  

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno, bueno... ya veo que te has puesto las pilas y por cierto, muy bien puestas,,, A mí me ha gustado y espero que a los del taller también... Besitos

EL CUENTO DE LA CRIADA, DE MARGARET ATWOOD

SINOPSIS Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, s...