ALGO VA MAL, DE TONY JUDT (II)

El libro es, a mi entender, una reivindicación de los valores de la izquierda ( de la socialdemocracia) que en su opinión, y coincido con él, ha perdido su propia voz. Parece más preocupada por excusar sus errores pasados que por defender sus conquistas que fueron muchas y muy importantes: estado de bienestar, disminución de la desigualdades, mejora de todos los aspectos de la vida generación a generación...
Parece que cuesta defender lo público pero es la única garantía de seguir en la senda de reducción de la desigualdad que ahora se ha perdido.
No son ciertas las bondades de las privatizaciones por más que nos intenten convencer. Estremece ver los análisis que hace de las acometidas por Margaret Thatcher y como, pese a todo, las privatizaciones siguen gozando de una buena imagen. En realidad lo que estremece es ver que a pesar de esos resultados, en España los gobiernos más conservadores están aplicando esas mismas tesis ( no hay más que ver la sanidad en la Comunidad Valenciana; el caso del hospital de Alzira puede entenderse con las mismas explicaciones que da Tony Judt para los procesos de privatización ingleses.
Aunque escrito antes de los incidentes que se produjeron en Gran Bretaña es evidente la validez de sus tesis: " Es la creciente desigualdad en y entre las sociedades lo que genera tantas patologías sociales"
En su parte final nos lanza un mensaje claro : "Como ciudadanos de una sociedad libre, tenemos el deber de mirar críticamente a nuestro mundo. Si pensamos que algo está mal, debemos actuar en congruencia con ese conocimiento".
Libro que conviene leer aunque sólo sea para recordar  la importancia de lo social y lo público, para reafirmar que no es cierto que lo privado sea siempre mejor y para tener muy presente que las cosas que se van perdiendo son muy difíciles de recuperar.


No hay comentarios:

COSAS APARENTEMENTE INTRASCENDENTES Y OTROS CUENTOS, DE PERE CALDERS

S INOPSIS " Pere Calders es un maestro del relato breve. En sus cuentos medita sobre el concepto de realidad, a la manera de Kafk...