ESCAPADA




Estoy sentado en el banco de siempre.
Miro el reloj. A estas horas ya no queda  nadie en el parque. Apenas faltan unos minutos para la cita pero prefiero llegar con antelación. Además, ya no soportaba la tensión en casa.
Abro la bolsa y la reviso. He cogido lo más básico: algo de ropa y algunos libros.
¿Vendrá ella?
No recuerdo en qué momento la conocí. Desde hace algunos años y  de forma ocasional,  nos cruzábamos por el patio del colegio pero fue hace unos meses, puedo decir la fecha e incluso la hora exacta, cuando entablamos una conversación por primera vez. Y supe al instante que mi vida giraba, que daba un vuelco tal que nada volvería a ser igual.
Empezamos a pasar las tardes juntos pero pronto eso no fue suficiente. Queríamos pasar juntos el resto de nuestras vidas así que las tardes se nos hicieron pronto muy cortas.
Ninguno de los dos estaba dispuesto a escuchar los juiciosos reproches que a buen seguro nuestras familias nos dedicarían. Queríamos estar juntos ya, y cualquier minuto separados nos atormentaba con la angustia de una pérdida  irrecuperable.
Cuando faltan dos minutos para la cita la veo llegar. Sonrío al ver que lleva una pequeña bolsa. Ahora estoy seguro. Nuestro plan se mantiene. Nos iremos  un par de semanas y cuando las cosas se hayan calmado volveremos. Los dos sabemos que nuestras  familias se rendirán ante la evidencia de nuestro amor.
Sellamos nuestro compromiso con un beso:
-          Cariño, tan guapa como siempre. Sabes lo que te quiero y por eso he de preguntártelo ¿estás segura? ¿no te arrepentirás?
-          Hacía tiempo que no estaba tan decidida y segura sobre lo que hacer. Este es el comienzo de nuestra vida en común.
-          ¿Y no echarás de menos el colegio?
-          Seguro que sí pero sólo serán unas semanas. Y ¿sabes? Estoy segura que quienes más nos entenderán serán ellos. Creo que nuestros nietos serán los menos sorprendidos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estás lanzado... aunque esta vez - lo reconozco - esperaba la sorpresa y además, he intentado adivinarla no lo he conseguido. ¿sigues en el curso? ¿o es dura disciplina del aprendiz?
Fraternales besos.

COSAS APARENTEMENTE INTRASCENDENTES Y OTROS CUENTOS, DE PERE CALDERS

S INOPSIS " Pere Calders es un maestro del relato breve. En sus cuentos medita sobre el concepto de realidad, a la manera de Kafk...