BANU QASI, LOS HIJOS DE CASIO, de CARLOS AURENSANZ (II)

Definitivamente fue una suerte poder cruzarme gracias al facebook con el primer libro de Carlos Aurensanz.
Siempre que me acerco a una novela histórica, género que por cierto está junto a la novela negra entre mis favoritos, me asaltan dudas sobre su fidelidad a los hechos narrados. Está claro que siempre hay un componente de ficción donde el autor debe improvisar a partir de los datos reales o estaríamos hablando de libros de historia. Pero parece importante que la envoltura de la novela sea correcta: que los datos sean congruentes con la realidad, que los comportamientos sean los que se producirían en las épocas retratadas o que esos componentes que antes decíamos el autor se "inventa" cuadren con lo que se conoce ( por ejemplo en este caso la relación de Musa Ibn Musa con Abd al Rahman II).
He de decir que en este aspecto la novela es sobresaliente. En todas las páginas de historia que he podido consultar la opinión es unánime: la documentación reunida sobre la historia de los Banu Qasi así como su empleo ha sido impecable. Un gran trabajo en la ambientación de una época con fidelidad a lo que en ella ocurrió.
Respecto a la vertiente digamos literaria decir que la lectura del libro me sorprendió. Fue fácil embarcarse con sus personajes en ese viaje por la historia de unos años apasionantes en la historia de nuestra península. Recorremos  la vida de Musa Ibn Musa y conocemos a las personas que le rodean, las costumbres de la época,  los lugares por los que transita,  la convivencia de las religiones, el poder de Córdoba,  los juegos de las alianzas...
He disfrutado enormemente de un libro que me ha gustado desde la primera página y que además me ha enseñado un periodo de la historia que desconocía.
Un libro pues absolutamente recomendable cuya lectura te permitirá disfrutar por partida doble.

No hay comentarios:

EL CUENTO DE LA CRIADA, DE MARGARET ATWOOD

SINOPSIS Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, s...