REFORZAR AL PROFESOR

El País de hoy publica un artículo con el título de la La ley sin medios no da autoridad a propósito del debate sobre la consideración de los docentes como autoridad pública.
En el artículo se mantiene que tres son los elementos imprescindibles para reforzar al profesor en su trabajo:
- Más formación. Recuerda algunas conclusiones del informe Talis del que ya hablamos Aquí:  " Dado que la mayor cantidad de variaciones en la pérdida de tiempo lectivo se observa entre diferentes profesores dentro de los centros, parece más necesaria una política de prestar atención a las habilidades y la disposición de los profesores individualmente que mejorar el ambiente y la disciplina generales de los centros".
- Más recursos. Más formación específica, clases más pequeñas, más profesionales, más medios, en definitiva más dinero dedicado a la educación.
- Más respaldo de los padres. Elemento fundamental a mi modo de ver por dos consideraciones básicas: por un lado es el factor en el que de manera más eficaz podemos emplearnos y por otro porque no se puede olvidar el papel clave que deben jugar los padres en la educación de los hijos. Sólo depende de nosotros el que los profesores sientan ese respaldo. Es fácil y muy efectivo.
La foto es del Colegio Helios, donde estudian mis hijos.

2 comentarios:

mic dijo...

Claro Carlos, parece obvio pero no lo es. La Educación no es sólo responsabilidad de los profesores y maestros sino también de los padres y de la Administración.
En un colegio privado tengo 42 niños de 12 años por aula, donde la dirección no quiere que haya problemas. Tampoco debe querer que aprendan nada ¿no?

CARLOS dijo...

Gracias por tu comentario.A veces da la impresión que los padres quieren exactamente eso, no tener problemas y que sus hijos estén el mayor número de horas ocupados y fuera de casa. Pero todos los estudios acaban indicando lo mismo: el clima familiar será lo que más influya en la educación.

CUALQUIER OTRO DÍA, DE DENNIS LEHANE

SINOPSIS La novela se desarrolla mayoritariamente en Boston de 1918 a finales de 1919 y en ella se entrecruzan las historias de Babe Ruth...