SALVEMOS LA HOSPITALIDAD


Salvemos la hospitalidad es una iniciativa que circula por la red cerca de dos meses y que busca adhesiones para evitar la reforma de la Ley de extranjería que sanciona la hospitalidad.
Me la ha recordado un artículo de Juan Goytisolo que publicó El País del domingo en su sección la Cuarta página titulado Objeción de conciencia.
Para el autor, y coincido totalmente, la actual crisis económica mundial se ceba con mayor crueldad con los sectores sociales más vulnerables y a su cabeza con los inmigrantes indocumentados, los llamados "ilegales" ( ¿puede ser ilegal un ser humano?).
Puesto que los estados de la Unión Europea endurecen sus leyes sólo queda la tabla de salvación de la solidaridad.
La nueva Ley de Extranjería no establece diferencias, sino en el grado de la pena impuesta entre los empresarios negreros y quienes obedezcan al imperativo ético de la hospitalidad.
Como los principios formulados en la Declaración de Derechos Humanos de Naciones Unidas son principios de validez universal, la ayuda a nuestros semejantes libres de toda culpa no es ni puede constituir delito alguno.
El retroceso cívico y social del Viejo Continente en los últimos años es un indicativo de los tiempos peores que nos aguardan si no tomamos la iniciativa de denunciarlo.
La objeción de conciencia a una ley injusta es un derecho inalienable de todo ciudadano. Como dijo Sahrazad en las Mil y una noches "El mundo es la casa de quienes carecen de ella".
Son las frases que a mi entender mejor resumían el sentido del artículo cuya lectura os recomiendo.
No es la primera vez que aparece por Aquí un escrito de Juan Goytisolo y espero que no sea la última pues siempre provocan interesantes reflexiones.
Respecto al manifiesto de Salvemos la hospitalidad está claro que hay que apoyarlo. Ni la solidaridad ni el respeto a los derechos humanos pueden ser delito.

1 comentario:

Nemhaim dijo...

Es increíble que haya un borrador de que se multe a la gente por ser solidaria...¡increíble! Siempre intentando fomentarla, y en el momento de poner en práctica lo fomentado...¿lo prohíben? Espero que esa ley jamás salga a la luz. Es preciosa la frase ''¿Puede ser ilegal un ser humano?'' y yo, por supuesto, estoy totalmente de acuerdo en que no.
También es muy bonita la frase de Las Mil y una Noches ''El mundo es la casa de quienes carecen de ella''.

¡Muy bonita la entrada!

CUALQUIER OTRO DÍA, DE DENNIS LEHANE

SINOPSIS La novela se desarrolla mayoritariamente en Boston de 1918 a finales de 1919 y en ella se entrecruzan las historias de Babe Ruth...