ELOGIO DE LO SUPERFLUO, INDULTO DEL ERROR


No es la primera vez, y seguro que tampoco la última, que un artículo de La Cuarta Página de El País viene por Aquí.
El del viernes pasado estaba escrito por Jorge Wagensberg, director del Área de Ciencia de la Fundación La Caixa y uno de los divulgadores científicos más destacados de España.
El artículo explora la relación entra ciencia y arte ( que tiene interés tanto por sus convergencias como por sus divergencias) centrándose en la relación entre la ciencia y la literatura.
Como siempre, escribo por Aquí alguna de las frases que más me han llamado la atención y os recomiendo la lectura completa del artículo.
La ciencia es la forma de conocimiento que más se protege contra la ideología y las creencias de sus creadores. La literatura quizás sea la más eficaz para envolver y transmitir creencias, ideologías o meras intuiciones.
En ciencia lo prioritario es comprender el mundo y para ello se sacrifica el Yo, lo superfluo y el error ( el científico avanza con el error, vive con para y del error y en caso de duda se impone la evidencia experimental). El gozo intelectual asoma sólo desde la sombra para crear una íntima adicción al conocimiento científico. En literatura curiosamente se invierten los términos.
Resolver lo superfluo y las contradicciones significa para la literatura emover la tierra que pisa. Incluso es posible que durante todo ese proceso la literatura tropiece con un gozo intelectual científico, lo desentierre y nutra con él alguna de sus historias.

No hay comentarios:

EL CUENTO DE LA CRIADA, DE MARGARET ATWOOD

SINOPSIS Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, s...