DON QUIJOTE DE LA MANCHA (VI)


He terminado la lectura y de verdad que ha valido la pena. No sé si seré capaz de explicar todas las cosas interesantes que encierra este libro pero voy a intentarlo.
Lo primero es la constante mezcla de ficción y realidad que se produce en el libro.
Por ejemplo el constante juego que mantiene sobre el autor. Cide Hamete es a veces un mero traductor pero a veces parece algo más.
La aparición entre la publicación de las dos partes del auténtico Quijote de una segunda parte falsa, el " falso Quijote de Avellaneda" se introduce en la obra e interactúa con ella. Don Quijote la descubre en una librería y modifica sus planes de ir a Zaragoza para dejarla como falsa. Pero no sólo eso. Cerca del final se encuentra con un personaje de ese falso libro y le hace dar fé de ser él el verdadero y único Quijote. La ficción afecta a lo vivido y pasa a ser real.
A la vez se juega con el tiempo sobre todo en la segunda parte donde, aunque en realidad sólo han pasado unos meses de la historia, los personajes de la misma ya han leído la primera parte. Así pues ya son dos libros los que intervienen activamente en esta segunda parte, la primera parte del Quijote y la falsa segunda parte.
Mario Vargas Llosa compara el libro con las cajas chinas que siempre van encerrando otras en su interior ( historias dentro de historias y tiempos dentro de otros tiempos).
Sobre el contenido ya comenté que cuando no habla de caballería el juicio de Alonso Quijano el Bueno ( su nombre real que sólo descubrimos al final) es brillante. Son brillantes algunos de sus discursos y algunas de sus frases como merecen atención los comentarios de Sancho.
También es interesante las recreaciones históricas a las que podemos asistir: todas las acciones de los duques, los bandoleros de Cataluña, las celebraciones de San Juan en Barcelona...
Y por último el lenguaje con palabras ya olvidadas pero que aún están en los diccionarios.
En fin reconozco que me ha sorprendido porque ha superado todas mis expectativas ( y eso está muy bien).
Para terminar una de sus frases más famosas: "La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y se debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres."

No hay comentarios:

CUALQUIER OTRO DÍA, DE DENNIS LEHANE

SINOPSIS La novela se desarrolla mayoritariamente en Boston de 1918 a finales de 1919 y en ella se entrecruzan las historias de Babe Ruth...